Tratamientos que ofrecemos | Energía Vital

Tipos de masajes Segovia

MODALIDADES MASAJES EN ENERGÍA VITAL

  • Masaje relajante completo ……….   1 hora
  • Masaje relajante dinámico ………..   ½ hora
  • Masaje terapéutico especializado … 1 h. y 20 min.

 (con  estiramientos asistidos, tratamiento de contracturas y de lesiones musculares)

  • Masaje deportivo intenso …………  1 hora
  • Masaje especializado y localizado

en zonas específicas:     ……………   ½ hora

  • Reflexoterapia podal.
  • Circulatorio piernas.
  • Circulatorio y de descarga en brazos y hombros.
  • Facial.
  • Otros.

 

¿Cómo actúan los masajes?

Hoy solo quiero mostraros, brevemente, la importancia de mantener una espalda sana y saludable.

Como todos sabéis, la espalda es el vehículo por el que discurre nuestra energía más vital. Es la zona física que une nuestra cabeza, a través del cuello, hasta la zona lumbar y glúteos.

Está compuesta por tejidos, huesos, articulaciones, ligamentos, músculos y un sistema complejo de nervios y vasos circulatorios.

La espalda nos permite sostener y mover nuestro cuerpo, mantener estable nuestro centro de gravedad, tanto en movimiento como en reposo y protege nuestra columna vertebral o raquis y la médula espinal contenida en el interior de las vértebras.

La columna está formada por un conjunto de  entre 33 y 34 vértebras (7 cervicales, 12 dorsales o torácicas, 5 lumbares, 5 sacras (unidas y formando el sacro) y 4 ó 5 coccígeas, que también están fundidas o unidas entre sí formando el coxis), estas vértebras son un conjunto de huesos separados por los discos intervertebrales y unidas por un tipo de articulación, denominada anfiartrosis que permiten un pequeño, pero importante movimiento; ya que junto con los músculos y ligamentos insertados en esta región, se posibilita la unión, flexibilidad y movilidad del tronco.

Hay una excepción, en las que no hay disco entre dos vértebras y son el Atlas y el Axis, primera y segunda vértebras de la zona cervical, en lugar de disco hay una articulación en forma de bisagra y es una zona especialmente delicada y sensible.

Las vértebras están perfectamente alineadas y forman un conjunto vertical, con varias zonas curvas, lo que permite una mayor resistencia, junto con mejor flexibilidad.

Con el paso del tiempo, la mayoría de las personas sufren un desgaste debido a la carga que soportan los discos vertebrales y el núcleo pulposo se va erosionando y desgastando, perdiendo altura y haciendo que las vértebras se acerquen entre sí.

Durante el descanso nocturno, cuando estamos acostados, la presión sobre el disco disminuye y se incrementa la separación entre las vértebras, de forma que una persona de edad media podría aumentar su altura en hasta uno o dos centímetros durante la noche. Del mismo modo que los astronautas, en condiciones de ingravidez, también aumentan su altura, de forma temporal, por supuesto.

Una de las alteraciones más frecuentes y molestas, que se suele producir en la espalda son las denominadas contracturas musculares.


Contractura muscular

Pero, ¿qué es una contractura muscular?

Una contractura es un agarrotamiento, una retracción, un encogimiento o una contracción involuntaria, duradera o permanente, de uno o más grupos musculares. Puede aparecer al realizar un sobre esfuerzo, produciéndose normalmente un abultamiento de la zona, dolor y alteración del funcionamiento normal del músculo, impidiendo o limitando el movimiento natural del músculo o grupo muscular y la actividad física habitual de la vida diaria.

Al realizar un esfuerzo físico, algunos de los desechos metabólicos se acumulan dentro de algunas fibras musculares, impidiendo que la sangre circule adecuadamente en esa zona; lo que a su vez origina que esa insuficiente irrigación sanguínea no sea capaz de eliminar eficazmente estos desechos tóxicos y se acumulen, irritando algunas terminaciones nerviosas y provocando, con ello dolor localizado e irradiado. El tono muscular estará más aumentado de lo normal y nuestro músculo quedará más duro y tenso, reduciéndose la capacidad normal de movimiento del músculo afectado.

¿Cómo puedo evitar las contracturas musculares?

 Estos son algunos consejos sencillos y eficaces para mantener una buena higiene ergonómica y postural:

  • Evitar excesivos movimientos repetitivos y de larga duración, así como estados de intensa fatiga muscular.
  • Eliminar o evitar posturas incorrectas mantenidas durante largo tiempo, cambiar de posturas con cierta frecuencia.
  • Reducir, en lo posible, el levantamiento de pesos o cargas excesivas, y en el caso de tener que hacerlo, procurar equilibrar el peso entre ambos brazos y hacerlo en cuclillas, si el peso está en el suelo. También se pueden utilizar fajas, corsés y cinturones especiales, en según qué casos y de forma temporal y siempre bajo prescripción médica.
  • Realización de actividad física de forma regular y sistemática, eliminando el sedentarismo.
  • Calentar los músculos, siempre antes de someterlos a un esfuerzo superior a lo habitual, actividad laboral, física, entrenamiento o actividad deportiva.
  • Realización de estiramientos antes, durante y después de las actividad física, deportiva o laboral.
  • Iniciación y aumento progresivo y tranquilo de la intensidad del esfuerzo físico, deportivo o laboral.
  • Evitar y eliminar ejercicios y esfuerzos que provoquen molestias agudas o excesivo dolor.
  • En los entrenamientos deportivos, evitar los estiramientos mal enfocados y producidos por balanceos y rebotes, ya que éstos, si son muy intensos, pueden originar el reflejo miotático, provocando algunas contracciones musculares y por lo tanto perjudicando el propio estiramiento y lo contrario de la flexibilidad buscada.
  • Realización de respiraciones profundas antes de realizar cualquier esfuerzo o ejercicio de mayor intensidad.
  • Fortalecer nuestra espalda y otras zonas con tendencia a contracturas con ejercicios moderados y estiramientos adecuados de forma habitual.
  • Procurar realizar ejercicios y deportes, cuya actividad sea más simétrica, como por ejemplo, la natación.
  • Realizar “contra-posturas”, para reequilibrar el esfuerzo y distender los músculos más ejercitados.
  • Evitar el uso de tacones y calzado inadecuado e incómodo.
  • Dormir sobre una base plana y colchón firme.
  • Respirar bien y correctamente ayuda a eliminar tensiones.
  • Auto-observarnos en nuestras posturas habituales, y cuando realizamos algún esfuerzo físico, como coger excesivo peso y de forma inadecuada, sentarnos en sillas o sillones inapropiados, que distorsionan la posición natural, recta y correcta de nuestra espalda.

Masaje descontracturante Segovia

¿Cómo tiene que tratarse una contractura muscular?

Una vez producida la contractura muscular, es importante tener en cuenta los siguientes pasos a seguir para eliminarla:

1º) Confirmación del diagnóstico y de que la molestia o el dolor que sentimos se debe a una contractura muscular y no es un síntoma de otro tipo de lesión más seria o grave. Es importante observar si además de la molestia o dolor habitual de la contractura, también hay síntomas de pinchazos, calambres eléctricos, hormigueos o adormecimiento de la zona afectada o adyacentes, en cuyo caso deberemos acudir a nuestro médico.

2º) Procurar cierto reposo o descanso de la zona afectada, durante varios días (2 ó 3 días si el dolor no es muy intenso), evitando las posturas, ejercicio o actividad física en esa zona que pueda intensificar las molestias y dolores y agudizar aún más la contractura.

3º) Si la contractura no es muy severa, se puede empezar aplicando calor de forma intermitente para ir relajando la zona muscular dolorida y observar si la molestia o dolor va cediendo un poco. El calor puede aplicarse de la forma más cómoda para cada caso, o bien con chorros de agua caliente en la propia ducha, o calentando saquitos de semillas o con manta eléctrica.

4º) Y por último y como remedio estrella, rápido, agradable y efectivo: “Los Masajes”.


Masajes sanadores Segovia

¿Por qué es un buen remedio y solución el Masaje?

El masaje se remonta a las primeras civilizaciones de la historia; ya que frotar o palpar manualmente es una reacción natural y calmante para el organismo.

Se han realizado inmensos y diferentes estudios científicos a lo largo del tiempo y en  diferentes países, épocas y culturas que han demostrado los beneficiosos, rápidos y curativos efectos de los masajes.

El masaje realizado con las manos, también denominado “quiromasaje” consiste en un conjunto de técnicas manuales precisas que aplicadas en sus diferentes modalidades de amasamiento, rozamiento, fricciones, caricias enérgicas, técnicas de dígito-presión, etc. permiten realizar una palpación perceptiva que valora, la situación de cada caso y el mejor tratamiento manual a seguir, sobre la cubierta corporal.

La presión mecánica de las manos se transmite tanto a los tejidos, como a los diferentes órganos del cuerpo humano, con importantes efectos reguladores sobre el dolor. Los efectos terapéuticos logrados generan acciones directas y/o reflejas sobre el organismo.

Junto al efecto analgésico, se producen efectos mecánicos que estimularán la reordenación de las fibras de colágenas dañadas y doloridas, así como el re-equilibrio y estabilización de órganos y zonas musculares adyacentes.

La dinamización que se produce en la funcionalidad de las células, al ser estimuladas por específicos movimientos manuales realizados, con precisión, por las manos expertas manos de la Quiromasajista en zonas determinadas y concretas  originan que llegue más cantidad de sangre hacia la zona de la contractura, activando la eliminación de los metabolitos y diferentes sustancias de desecho acumuladas en la zona contracturada, impulsando y favoreciendo la recuperación de los tejidos afectados, la eliminación de tensiones y el restablecimiento de la relajación muscular natural y con ello, la desaparición o disminución de la molestia o dolor.

Recomendado por cientos de miles de expertos en todo el mundo, proporciona no solamente una solución determinante para el problema de las contracturas y otras alteraciones musculares; si no que además es un remedio completamente natural y confortable que ayudará no solo a eliminar las contracturas que se tengan en ese momento puntual, si no también a prevenir posibles contracturas en un futuro inmediato.

Un buen masaje, realizado por una persona experta, acreditada y profesionalizada; aportará la solución, de una manera completamente agradable y satisfactoria. Una buena Quiromasajista, con amplia experiencia y conocedora de la anatomía humana, podrá eliminar de una forma más natural esas dolencias que limitan tu actividad, ocasionándote sufrimiento y que te impiden estar a pleno rendimiento y disfrutar tu alegría y energía más vital.

No necesitarás fármacos y medicamentos de tipo analgésico que, en muchas ocasiones y si bien pueden producir un cierto bloqueo de la sensación de dolor, también pueden originar efectos secundarios negativos y no deseables como somnolencia, riesgos de daños hepáticos, aumento del riesgo de accidentes cerebrovasculares o riesgos coronarios; y algunas veces, también efectos rebote, con dolores que reaparecen después de un tiempo.

Con un buen masaje el efecto terapéutico y analgésico está garantizado, disfrutando además de la agradable sensación de relax y aumento de tu energía y podrás comprobarlo personalmente al finalizar tu masaje.

También es importante tener en cuenta algunos aspectos antes de reservar un masaje. Si nos encontramos en alguno de estos casos, debemos esperar un poco a que pase esta fase y también consultar con nuestro médico. Por lo tanto deberemos ser prudentes y evitar los masajes en los siguientes casos:

  • Traumatismos o intervenciones quirúrgicas recientes.
  • Heridas aún sin cicatrizar (en la zona a masajear)
  • Enfermedades infecciosas de la piel.
  • Rotura grave de músculos.
  • Estados febriles.
  • Venas varicosas avanzadas
  • Y siempre se debe informar al masajista si se padece alguna enfermedad importante o grave, por la que no sea aconsejable en ese momento un masaje.

Y ya para finalizar, podríamos sintetizar, como conclusión, algunos de los efectos terapéuticos y beneficiosos de un buen masaje, siempre que no esté contraindicado por prescripción médica, y  adaptado a la situación y necesidad en cada caso.


Beneficios de los masajes

¿Cuáles son los beneficios más importantes de un buen Masaje?

 Mejora la circulación de la sangre estimulando la llegada de nutrientes y oxígeno a las zonas afectadas.

  • Fortalece el sistema inmunológico, al favorecer la circulación sanguínea.
  • Reduce y relaja el ritmo cardíaco, disminuyendo la presión sanguínea.
  • Relaja y descarga la tensión muscular, debida al esfuerzo físico y/o laboral.
  • Reduce la inflamación, eliminando contracturas y tensiones musculares.
  • Mejora la cicatrización de algunas heridas.
  • Disminuye la rigidez y mejora la movilidad, aliviando las molestias provocadas por restricciones y limitaciones del movimiento natural muscular.
  • Reduce los niveles de la hormona denominada cortisol (que se suele liberar en fases de estrés), ayudando a levantar el ánimo.
  • Estimula algunos neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, que ayudan a eliminar estados depresivos y de bajo ánimo y energía.
  • Alivia dolores y molestias musculares, tonificando los músculos y mejora la flexibilidad.
  • Mejora la elasticidad e hidratación de la piel, devolviéndola su brillo natural y rejuvenece su aspecto.
  • Aumenta la oxigenación de la sangre, favoreciendo la desintoxicación y eliminación de toxinas, células muertas y otros productos de desecho y disminuye el envejecimiento de la piel.
  • Equilibra los neurotransmisores cerebrales, aportando una sensación de calma y tranquilidad.
  • Disminuye las molestias y la hinchazón en los síndromes premenstruales.
  • Alivian muy efectivamente en algunas fases del embarazo en que suelen producirse desequilibrios y dolores lumbares y también después del parto.
  • Reduce y atenúa dolores de cabeza, siendo los masajes muy efectivos en procesos de migrañas, al aumentar el flujo sanguíneo, y especialmente en la modalidad de masaje cráneo-facial.
  • Ayuda a estimular el sistema glandular, estabilizando algunas hormonas.
  • Alivia la presión de la espalda, cuello y articulaciones, debidas a malas posturas o debilidad muscular.
  • Activa la eliminación de líquidos y grasas sobrantes, por eso son muy recomendables como refuerzo en procesos de dietas adelgazantes, especialmente en la modalidad de drenaje-linfático.
  • Son muy recomendables en procesos de fatiga, náuseas, dolor, insomnio, depresión y ansiedad.
  • Y fundamentalmente los masajes reducen y eliminan el estrés; ya que la relajación que se obtiene no solamente es física, si no también mental y emocional; lo que garantiza un estado de bienestar y confort, disfrutando de una terapia agradable y efectiva incluso para prevenir otras posibles lesiones y enfermedades, derivadas del cansancio y el estrés prolongado en el tiempo.
  • El masaje favorece el mejor funcionamiento de los órganos internos, mejorando toda la salud en general y el aprendizaje de una educación postural correcta y saludable para la espalda.
  • Es recomendable recibir un masaje relajante de forma regular para seguir manteniendo todos sus beneficios.