Experiencia profesional y opiniones | MasajesEnergíaVital

A continuación os muestro los comentarios de clientes que ya han pasado por la sala:

COMENTARIOS DE CLIENTES EN FACEBOOK

Experiencia Profesional

En estos últimos años, me he encontrado con clientes/as de todo tipo, edad y condición.

No debemos olvidar que con el paso del tiempo vamos perdiendo masa o densidad ósea y junto con la pérdida de calcio y otros minerales; los huesos tienden a hacerse más delgados y la columna vertebral se suele volver más curva y comprimida.. Este proceso, en ocasiones suele precipitarse, sin que nos demos cuenta, provocando en muchos casos dolores y molestias que alteran nuestra capacidad habitual de movimiento y nuestra energía.

Muchas personas suelen caer en el error de considerar que los masajes solamente son necesarios cuando nos duele alguna zona muscular, o cuando ya tenemos alguna lesión; Sin embargo no tiene por qué ser así.

Se han preguntado ¿por qué suelen ser las estrellas de cine, las y los modelos, personajes públicos y de reconocida fama, los ejecutivos y ejecutivas más famosos quienes afirman que suelen darse masajes de forma habitual?

La respuesta es sencilla, evidentemente son personas que cuidan bien su salud y también su imagen y desde que probaron los agradables y beneficiosos resultados de un buen masaje, ya lo incorporan de forma sistemática, junto con una buena alimentación, ejercicio físico y un buen descanso.

Y también se podrían preguntar y ¿por qué los grandes deportistas también reciben masajes de forma habitual?

También la respuesta es sencilla, los deportistas deben mantener un alto nivel de rendimiento físico y necesitan estar en plena forma para su actividad diaria, y junto con una alimentación equilibrada, un entrenamiento adecuado y un buen descanso; los masajes son ese tratamiento reequilibrador del esfuerzo y del desgaste físico; con el que consiguen, de una forma plácida y confortable, recuperar su tono muscular, estimular su sistema glandular, activar la eliminación de toxinas y otros productos de desecho, favorecer su sistema inmunológico, dinamizar la oxigenación de su sangre y la activación de todo el sistema circulatorio, mejorar la flexibilidad muscular, la movilidad general, suprimiendo rigideces, descargando tensiones y eliminando dolores.

Y todo ello acompañado de las sensaciones más agradables de eliminación del  estrés; ya que relaja el ritmo cardíaco, reduce la presión sanguínea y estimula sustancias químicas producidas por nuestro propio cuerpo que actúan de neurotransmisores, como la dopamina y la serotonina, que influyen directamente en una gran parte de las células del cerebro, afectando directamente al mantenimiento de un buen estado de ánimo y sensación de felicidad. Ayudando, por lo tanto, a que desaparezcan estados de angustia, depresivos, bajo ánimo y sensación de baja energía y fatiga.

Mi experiencia es, que independientemente, de la edad, sexo y condición de cada cliente, todos ellos siempre han manifestado un elevado grado de satisfacción después de un buen masaje.

Enseguida perciben los efectos del aumento de elasticidad, hidratación, brillo y rejuvenecimiento de la piel, además de todos los resultados terapéuticos ya mencionados. La recuperación de la flexibilidad, eliminación de contracciones y otras restricciones también se transmite positivamente a la mejora del funcionamiento de las articulaciones. Nos devuelve dinamismo y energía a todo el organismo, agilizando el natural proceso de renovación celular y mejora la resistencia, funcionalidad y fortaleza orgánica y muscular.

Desde deportistas que ya utilizan la fórmula de los masajes como terapia de mantenimiento sistemática, hasta personas jóvenes con tensiones de espalda por problemas de ergonomía (mochilas pesadas) o estrés, o adultos con problemas de desviaciones, contracciones, desequilibrios musculares, en ocasiones por causas laborales y de sobre cargas físicas o emocionales, o personas mayores con síntomas de rigideces musculares, debilidad en la musculatura, o mujeres en estado de embarazo y con tendencia a lumbagos o con tensiones debidas a la menopausia y mala circulación; entre muchos otros casos, ya han probado las maravillas de un buen masaje y si además ahora lo puedes tener a un precio totalmente asequible para tu economía, y al alcance de tu mano; cerca de ti y en el horario que tú elijas y que mejor te convenga. Ya no puedes dudar en probar un método tan fantástico que te hará sentirte mucho mejor y mucho más vital.

Con la salud no se juega, y siempre y en cada caso puedes consultar con tu médico y animarle, si aún no lo ha probado, a que venga a recibir un masaje relajante y revitalizante. Seguro que luego se lo recomienda a muchos de sus pacientes.

OPINIONES PERSONALES

Marta 28 años: A los 5 meses de mi segundo embarazo, y por el sobrepeso del mismo, comencé a padecer muchas molestias que acabaron en una lumbalgia que me impedía hacer vida normal. Consulté con mi médico y me recomendó masajes, siempre por supuesto con las precauciones necesarias por mi estado de gestación; fueron no solamente la solución de mis dolores, si no que además me fortalecieron los músculos de la espalda y piernas y comencé, incluso a dormir mucho mejor, y a tener más energía, los efectos positivos incluso lo pude comprobar en el propio parto.

Luis 45 años: Trabajo de conductor de camiones y también tengo que realizar, en ocasiones labores de carga y descarga. Esta actividad laboral me ha supuesto sufrir en muchas ocasiones contracturas en la espalda y también alteraciones en las rodillas, del tipo de condromalacia rotuliana; tras cansado de medicamentos y antiinflamatorios probé los masajes, aconsejado por otro compañero que ya se los daba de forma sistemática. Lo cierto es que fue un descubrimiento fantástico, no solamente me ayudaron a eliminar dolores y molestias, si no que comencé a sentir mi espalda con mucha más fuerza y resistencia y del mismo modo al fortalecer los cuádriceps y relajar zonas de tensión, mis rodillas mejoraron en poco tiempo y ahora ya no hay mes que no disfrute de un buen masaje, al que además acompaño con estiramientos asistidos que me mantienen más flexible y fuerte para las actividades diarias.

Tomás 48 años: Hace ya más de 15 años que trabajo en una fábrica y en una cadena de producción en la que los movimientos repetitivos y la rapidez en la labor, me comenzó a producir tendiditis en los brazos, con episodios en ocasiones muy dolorosos y falta de fuerza para realizar mi función. Mi hermano, deportista me habló de los masajes que él ya se solía dar; yo siempre pensé que eso era solo para los deportistas; pero cuál fue mi asombro, cuando convencido por él, fui un día y ya desde ese primer masaje me sentí fenomenal, el masaje de descarga de los brazos, espalda y hombros fue increíble, salí totalmente relajado, sin molestias y con mucha más fuerza; ahora ya recibo masajes de forma habitual, pues ya me avisaron que con mi trabajo, era mejor prevenir y fortalecer; ya que no puedo dejar de realizar mi actividad laboral, ni perder mi trabajo.

Marina 49 años: Desde hace más de 10 años soy cuidadora y trabajo con personas mayores, a las que tengo que bañar, vestir, ayudar a caminar, etc.  Comencé a sentir dolores de espalda, tanto en la zona lumbar, como en el cuello y zona cervical. Enseguida mi hija me llevó a recibir masajes, yo era escéptica y no quería ir; pero siempre le agradeceré lo genial que me fueron; no solamente se fueron eliminando las molestias, si no que observé como reeducaron mi postura y la colocación de mi espalda, mucho más recta, menos desviada y además con unas sesiones muy agradables y relajantes. Ahora ya no quiero dejar esta terapia que me hace sentir tan bien.

Felix 34 años: Entrenador y deportista desde hace mas de 12 años. El esfuerzo que suponen los duros entrenamientos, casi a diario, me causaron algunas lesiones musculares, con rotura de fibras, sobre todo en los isquiotibiales; los masajes de forma habitual, fueron mi mejor remedio; me ayudaron a mejorar la elasticidad y flexibilidad de mi musculatura, en especial lo noté en los músculos más profundos y junto con los estiramientos propios, más los asistidos, comprobé el aumento de aumento de mi propia resistencia muscular, al mismo tiempo que eliminaba tensiones, rigideces y relajaba todas las zonas de mi organismo más sobrecargadas.